Nuestra historia

Para conocer nuestra historia tenemos que retroceder unas cuantas décadas atrás. Se desconoce con exactitud el año concreto, aunque podemos decir que recae aproximadamente entre el 1925 y el 1927, cuando la familia Fayas, abrió una pequeña tienda de comestibles en la calle Sant Onofre, de Ciutadella de Menorca. En aquel entonces, el matrimonio compuesto por Sebastià Fayas Benejam, y su mujer Maria Allès Coll, eran los propietarios de la tienda en la que se podían encontrar distintos productos básicos para la alimentación diaria. Ahora bien, la base principal del negocio era la venta de diferentes productos procedentes de las matanzas del cerdo, realizadas por la propia familia. De éstas, se obtenían y se vendían diversos productos como son: la sobrasada, la «carn i xua», «el cuixot», el butifarrón, así como la misma carne del cerdo.

Al cabo de unos años, la segunda hija del matrimonio, Maria Fayas Allés, con la ayuda de los conocimientos adquiridos a lo largo de su infancia y adolescencia, decidió seguir con el negocio familiar en año 1946. Esta vez, la tienda se situaría en la calle Muralla d’Artruitx nº28, justo en la calle perpendicular, donde estaba situada la que fue la tienda de sus padres.

De esta manera, la tradición del oficio continuaba, y recaía sobre sus manos, juntamente con la ayuda de su marido Joan Triay Florit. La esencia de la tienda sería la misma que la que crearon sus padres, dónde el producto local seguiría siendo el protagonista. La variedad de productos se amplió, y continuaron especializándose con el producto local, la mayoría proveniente de las matanzas del cerdo que la familia llevaba a cabo casi cada día. También introdujeron la curación de diferentes quesos que compraban en las diferentes fincas de la isla, siempre elaborado de forma artesanal.

La historia se repitió cuando la hija del matrimonio, Catalina Triay Fayas, en la década de los ochenta, se hizo cargo del negocio familiar. La tienda permanecería en el mismo local, hasta que el 2004 fue trasladada en el número 32 de la misma calle.

A día de hoy, la tienda mantiene la esencia de su origen, continua siendo una tienda tradicional del barrio, dónde se puede encontrar todo tipo de productos, aunque cabe destacar que su especialidad, siguiendo la tradición, son los quesos, embutidos, y productos típicos de la isla de Menorca, siempre apostando por el producto local y de calidad.

Galería fotográfoca